Etapas del parto

Todo sobre las diferentes etapas del parto

Después de meses de anticipación, la fecha de llegada de tu bebé está cerca. En este articulo se habla sobre lo que puedes esperar desde el comienzo del parto hasta los primeros días y semanas con tu nuevo bebé.

Signos de labor

Nadie puede predecir con certeza cuándo comenzará el parto: la fecha de llegada que tu médico te da es solo un punto de referencia. Es normal que el parto comience tres semanas antes de esa fecha o dos semanas después de la misma. Las siguientes son señales de que el parto probablemente no está lejos.

Aligeramiento

Esto ocurre cuando la cabeza de tu bebé cae en su pelvis en preparación para el parto. Es posible que tu abdomen se vea más bajo y que te resulte más fácil respirar, ya que tu bebé ya no agobia tus pulmones . También puedes sentir una mayor necesidad de orinar, porque tu bebé está presionando tu vejiga . Esto puede ocurrir desde unas pocas semanas hasta unas pocas horas desde el inicio del parto.

Diarrea

Las deposiciones frecuentes pueden significar que el parto es inminente.

Membranas rotas

El chorro de líquido o la fuga de vaginal significa que las membranas del saco amniótico que rodeaban y protegían a tu bebé se ha roto. Esto puede ocurrir horas antes de que comience el parto o durante el parto. La mayoría de las mujeres entran en labor dentro de las 24 horas posteriores. Si no se produce naturalmente durante este período, los médicos pueden inducirlo para prevenir infecciones y complicaciones..

Las contracciones

Aunque no es inusual experimentar contracciones periódicas e irregulares ( espasmos de los músculos uterinos) a medida que se acerca el parto, las contracciones que ocurren a intervalos de menos de 10 minutos son generalmente una indicación de que el parto ha comenzado.

Etapas del parto

El parto se divide típicamente en tres etapas:

Etapa 1

La primera etapa del parto se divide en tres fases: latente, activa y de transición.

La primera, la fase latente, es la más larga y la menos intensa. Durante esta, las contracciones se vuelven más frecuentes y ayudan a que el cuello uterino se dilate para que tu bebé pueda pasar por el canal de parto. La incomodidad en esta etapa es todavía mínima. Durante esta fase comenzarás a dilatarte. Si tus contracciones son regulares, es probable que te ingresen en el hospital durante esta etapa y se realicen exámenes pélvicos frecuentes para determinar cuánto se dilata el cuello uterino.

Durante la fase activa, el cuello uterino comienza a dilatarse más rápidamente. Puedes sentir un dolor intenso o presión en la espalda o el abdomen durante cada contracción. También puedes sentir la necesidad de presionar, pero tu médico te pedirá que esperes hasta que tu cuello uterino esté completamente abierto.

Durante la transición, el cuello uterino se dilata completamente a 10 centímetros. Las contracciones son muy fuertes, dolorosas y frecuentes. Se producen cada tres o cuatro minutos y duran de 60 a 90 segundos.

Etapa 2

La etapa 2 comienza cuando el cuello uterino está completamente abierto. En este punto, tu médico te dará la autorización para presionar. tu empuje, junto con la fuerza de las contracciones, impulsará a tu bebé a través del canal de parto. Las fontanelas (puntos blandos) en la cabeza de tu bebé le permiten pasar a través del canal estrecho.

La cabeza de tu bebé se corona cuando la parte más ancha llega a la abertura vaginal. Tan pronto como la cabeza  salga, tu médico succionará el líquido amniótico , la sangre y la mucosidad de su nariz y boca . Seguirás presionando para ayudar a liberar los hombros y el cuerpo del bebé.

Etapa 3

Después de que nazca el bebé, usted ingresa a la etapa final del parto. En esta etapa, usted expulsa la placenta, que es el órgano que alimentó a tu bebé dentro del útero.

Cada mujer y cada labor es diferente. La cantidad de tiempo empleado en cada etapa variará. Si este es tu primer embarazo , el parto generalmente dura entre 12 y 14 horas. El proceso suele ser más corto para los embarazos posteriores.

Tratamientos para el dolor

Al igual que la cantidad de tiempo en el parto varía, la cantidad de dolor que experimentan las mujeres también es diferente.

La posición y el tamaño de tu bebé y la fuerza de tus contracciones influyen en el dolor. Aunque algunas mujeres pueden manejar el dolor con las técnicas de respiración y relajación aprendidas en las clases de parto , otras necesitarán métodos para controlarlo.

Medicamentos

Se usan varios medicamentos para ayudar a aliviar el dolor del trabajo de parto. Aunque estos generalmente son seguros para la madre y el bebé, al igual que con cualquier otro medicamento, tienen efectos secundarios potenciales.

Los medicamentos para aliviar el dolor se dividen en dos categorías: analgésicos y anestésicos.

Los analgésicos alivian el dolor sin la pérdida total de sensibilidad o el movimiento muscular. Durante el parto, pueden administrarse sistémicamente mediante inyección en un músculo, vena o regionalmente, mediante una inyección en la espalda para adormecer la parte inferior del cuerpo. Una inyección única en el líquido cefalorraquídeo que alivia el dolor rápidamente se conoce como un bloqueo espinal. Un bloqueo epidural administra continuamente medicamentos para el dolor en el área alrededor de la médula espinal y los nervios espinales a través de un catéter insertado en el espacio epidural. Los posibles riesgos de ambos incluyen disminución de la presión arterial , que puede bajar la frecuencia cardíaca del bebé y el dolor de cabeza .

Los anestésicos bloquean toda sensación, incluido el dolor. También bloquean el movimiento muscular. Los anestésicos generales hacen que pierdas el conocimiento. Si tienes un parto por cesárea, es posible que te administren anestesia general, espinal o epidural. La forma adecuada de anestesia dependerá de tu salud, la salud de tu bebé y las condiciones médicas que rodean el parto.

Opciones no farmacológicas. Los métodos no farmacológicos para aliviar el dolor incluyen la acupuntura , la hipnosis, las técnicas de relajación y el cambio de posición. Incluso si eliges el alivio del dolor no farmacológico, puedes solicitar medicamentos pen cualquier momento durante el parto.

Qué esperar después del parto

Al igual que tu cuerpo pasó por muchos cambios antes del nacimiento, pasará por las transiciones a medida que se recupera de el.

Físicamente puedes experimentar lo siguiente:

Dolor en el sitio de la episiotomía o laceración.

Una episiotomía es un corte que realiza tu médico en el perineo (el área entre la vagina y el ano ) para ayudar a dar a luz al bebé o prevenir el desgarro. Si se hizo esto, o si se rasgó el área durante el parto, los puntos de sutura pueden dificultar el caminar o sentarse. También puede ser doloroso al toser. o estornuda.

Dolor en los senos después del parto.

Tus pechos estaran inflamados, duros y adoloridos durante varios días a medida que ingresa la leche. Tus pezones también pueden estar resentidos.

Las hemorroides

Las hemorroides  son comunes después del embarazo y el parto.

Estreñimiento después del parto

Tener una evacuación intestinal puede ser difícil por unos pocos días después del parto. Las hemorroides , las episiotomías y los músculos adoloridos pueden causar dolor con los movimientos intestinales .

Flashes fríos y calientes

La adaptación de tu cuerpo a los niveles cambiantes de hormonas y el flujo de sangre puede hacer que sudes durante un minuto y despues agarres una manta para cubrirte. Es muy cambiante.

Incontinencia urinaria o fecal

Los músculos que se estiran durante el parto, especialmente después de un trabajo prolongado, pueden hacer que pierdas orina cuando te ríes o estornudes. Ademas de que pueden haber  fugas intestinales accidentales.

Inestabilidad emocional después del parto

Puedes experimentar irritabilidad, tristeza o llanto, comúnmente conocidos como “baby blues”, en los días o semanas posteriores al parto. Estos síntomas ocurren hasta en el 80% de las nuevas madres y pueden estar relacionados con cambios físicos (incluidos los hormonales y el agotamiento) y tu ajuste emocional a las responsabilidades de cuidar a un niño. recién nacido .

Si estos problemas persisten, informe a tu médico u otro profesional de la salud. Podría estar experimentando depresión posparto , un problema más grave que afecta a entre el 10% y el 25% de las nuevas madres.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!