Mejora tu Salud con una Buena Nutrición

Sigue una Buena Nutrición. 

Una buena nutrición es clave para tener una vida saludable. Puedes mejorar tu salud manteniendo una dieta equilibrada. Debes comer alimentos que contengan vitaminas y minerales suficientes. Esto incluye frutas, verduras, granos enteros, lácteos y una fuente de proteínas.

Pregúntate a ti mismo lo siguiente. De responde “sí” a cualquiera de ellas, habla con tu médico sobre tu salud. Es posible que necesite mejorar tus hábitos alimenticios.

  • ¿Tienes un problema de salud o un factor de riesgo, como presión arterial alta o colesterol alto?
  • ¿Tu médico te dijo que puedes mejorar tu condición con una mejor nutrición?
  • ¿Hay antecedentes de diabetes, cáncer, enfermedad cardíaca u osteoporosis en tu familia?
  • ¿Tienes sobrepeso?
  • ¿Tienes dudas sobre qué alimentos debes comer o si debes de tomar vitaminas?
  • ¿Crees que te beneficiaría si vieras a un dietista registrado o alguien que se especialice en asesoramiento nutricional?

Camino a Mejorar la Salud

Puede ser difícil cambiar tus hábitos alimenticios., es importante empezar con pequeños cambios. Hacer rectificaciones en tu dieta  es  beneficioso si tienes enfermedades que pueden empeorar por aquello que comes o bebes. Los síntomas de enfermedades como la renal, la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca pueden mejorar si tienes un mejor consumo de alimentos.

Encuentra los puntos fuertes y débiles en tu dieta actual. ¿Comes 4-5 tazas de frutas y verduras todos los días? ¿Tienes suficiente calcio? ¿Comes alimentos integrales ricos en fibra? . Si es así, estás en el camino correcto. Si no, agrega más de estos alimentos.

Lleva un registro de tu ingesta de alimentos escribiendo lo que comes y bebes todos los días. Este registro te ayudará a evaluar tu dieta. Verás si necesitas comer más o menos de ciertos grupos de alimentos. Piensa en pedirle ayuda a un dietista. Puede ayudarte a seguir una dieta especial, especialmente si tiene un problema de salud.

Casi todos pueden beneficiarse de reducir el consumo de  grasas no saludable. Si actualmente comes mucha grasa, comprométete a reducir y transformar tus hábitos. Las grasas no saludables están presentes en la carne de pollo oscura; piel de ave; cortes grasos de cerdo, ternera y cordero; y productos lácteos altos en grasa, como la leche entera, mantequilla y quesos.

Reducción de Grasas

Las formas de reducir las grasas no saludables incluyen:

  • En lugar de freír carne, hornéala o asala. Quítale el pellejo al pollo o pavo antes de cocinarlos. Trata de comer pescado al menos una vez a la semana.
  • Reduce cualquier grasa extra. Esto incluye mantequilla en el pan, crema agria en papas al horno y aderezos para ensaladas. Usa versiones bajas en grasa o sin grasa de estos alimentos.
  • Come muchas frutas y verduras en tus comidas.
  • Lee las etiquetas de nutrición en los alimentos antes de comprarlos. Si necesitas ayuda con las etiquetas, consulta a tu médico o dietista.
  • Cuando salgas a comer, ten cuidad de las grasas y las porciones grandes.
  • Mantenerte hidratado es importante para una buena salud. Bebe agua simple o aquellas que son bajas en calorías  como el té. Las bebidas endulzadas agregan mucha azúcar y calorías a tu dieta. Esto incluye jugo de frutas, refrescos, bebidas deportivas y energéticas, leche azucarada o con sabor y té helado endulzado.

Cosas para Considerar de una Buena Nutrición

La nutrición equilibrada y el ejercicio regular son buenos para la salud. Estos hábitos pueden ayudarte a perder o mantener el peso. Trata de establecer objetivos realistas. Podrías intentar  algunos de los pequeños cambios en tu dieta mencionados anteriormente.

Los médicos y dietistas sugieren que los hábitos alimenticios saludables deben forman parte de la vida cotidiana en lugar de seguir las dietas de moda. Consejos de nutrición y dietas de diferentes fuentes pueden ser engañosas.

Ten en cuenta los consejos de a continuación y siempre consúltalo con tu médico.

  • Las dietas de moda no son la respuesta. Este son de corto plazo y pueden prometerte que te ayudarán a perder peso rápidamente. Sin embargo, son difíciles de mantener y podrían ser insalubres.
  • La buena nutrición no viene en una pastilla. Trata de comer una variedad de alimentos en su lugar. Tu cuerpo se beneficia más de alimentos integrales saludables. Sólo toma las vitaminas que tu médico te recete.
  • Los programas o productos dietéticos pueden confundirte con sus afirmaciones. A la mayoría de las personas se les quedan ciertas frases de los anuncios y lo dan por hecho. Pero estos no hablan de efectos secundarios, problemas o peso recuperado.

Existen algunas preguntas que debes  hacerle a tu médico para tener éxito en tu cambio de dieta.

  • ¿Cuántas porciones debo comer de cada grupo de alimentos?
  • Si estoy en una dieta estricta, como vegetariana o vegana, ¿cómo puedo mejorar mi salud?
  • ¿Hay ciertos hábitos alimenticios que debo seguir para mi condición de salud?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!